abril 26, 2011

¿Invertir a Corto Plazo o a Largo Plazo?


Esta es una interrogante que siempre se plantea al momento de pensar cómo colocar el dinero en una inversión.  A simple vista la idea de invertir en el corto plazo suena más atractiva, principalmente por disfrutar de los retornos rápidamente.  Mientras que la opción del largo plazo, en algunos casos es menos atractiva por el tiempo que se requiere para disfrutar de los retornos esperados.

Ambos plazos tienen sus ventajas y desventajas, a la final la decisión debe fundamentarse en un conjunto de criterios básicos que permitirán tomar la mejor opción de inversión, que conllevará a diseñar una estrategia consistente con las necesidades existentes.

Entre los criterios básicos se encuentran el objetivo para el cual utilizará el dinero, la fuente de los recursos que está invirtiendo y su nivel de aversión al riesgo.  Con estos puntos claramente definidos podrá tomar la decisión correcta de invertir en el corto o en el largo plazo.

Las inversiones de corto plazo generalmente poseen un alto componente de riesgo, el cual está asociado al nivel de retorno que ofrece y los niveles de volatilidad que tiene el activo en el que se invierte. 

Algunos ejemplos pueden ser, la toma de posiciones en acciones altamente volátiles con la intención de hacer trading que permita obtener una ganancia por la variación de precios en el mismo día (intraday) o en un lapso de una semana, las operaciones de moneda (mercado Forex), las cuales ofrecen atractivos rendimientos y dependen de los pequeños y rápidos cambios en la cotización de la moneda y la negociación de opciones que con poca inversión permite apalancarse y buscar obtener atractivos resultados en el corto plazo.

Las inversiones de largo plazo también cuentan con un nivel de riesgo asociado, en esta oportunidad más con el sector en el que se invierte, la capacidad de crecimiento esperado que tiene la empresa, la capacidad de pago del emisor (si se trata de bonos) y el impacto de las variables macroeconómicas entre otras razones más.

El mercado de capitales es un nicho para las inversiones de largo plazo, a diferencia de lo que muchas personas piensan. Si se habla de bonos, los vencimientos de estos instrumentos van desde 2 años hasta 30 años con distintas frecuencia de pagos y niveles de riesgo.

Cuando se habla de acciones, las cuales no tienen vencimiento, se presentan dos tipos de alternativas de inversión: la especulativa y la apreciativa.  La primera se basa en obtener beneficios por la fluctuación del precio y no hay una preferencia por el pago de dividendos, ya que la estrategia es de corto plazo.  La segunda, busca obtener un beneficio por el pago de dividendo y la apreciación del precio de la acción obtenido por el valor potencial de la compañía en la que se invierte.

El mercado compensa la permanencia en el largo plazo, incluyendo las fluctuaciones que se presentan en el camino, pero a la larga la tendencia es positiva y los resultados son excelentes.
Su decisión de inversión debe estar alineada con sus expectativas y con su perfil de riesgo, el cual una vez que tenga definido, siempre debe revisarlo porque este no es estático, va a cambiar en la medida en que va adquiriendo un mejor y mayor conocimiento del mercado y va obteniendo cambios en su situación familiar.

Independientemente de la decisión que tome, recuerde siempre que los resultados de una buena inversión se obtienen con la revisión periódica de la misma y la realización de cambios oportunos que permitan acercarlo cada día más a sus metas. 


RDS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...